martes, marzo 28, 2006

SuperClásico Argentino

extraído de ole.com.ar
SUPERCLASICO: DANIEL MONTENEGRO
"Ir a la rodilla no es de buena leche"
Montenegro mostró su calentura con Krupoviesa por la tremenda patada del domingo. "Si tenía el pie en el piso, me la rompía", dijo.
Federico del Río fdelrio@ole.com.ar




—¿Estás entero?
—Sí, todavía puedo caminar. Fue duro, inesperado. No se ven mucho esa clase de patadas. Hay que ser fuerte y tratar de seguir porque fue sólo una patada.

Está más golpeado por la tentativa de amputación que por el efecto concreto de la patada y su posterior caída de espalda. A Daniel Montenegro le cuesta y le duele entender lo que pasó. No quiere hablar de supuestos o ejercitar el terreno de las conjeturas. Pero en su caso es inevitable imaginar lo que habría pasado si Krupoviesa hubiera acertado en el blanco con su patada voladora. Una patada que no le dejó la huella de los tapones —casualidad o reflejos lucidos del Rolfi por mantenerse unos segundos en el aire— pero sí sembró la materia prima de su enojo y del de otros personajes de River.

—¿Pasó el límite de lo permitido en una cancha?
—Sí, pienso que sí. No tenía necesidad de tirarse de esa manera. Hay mil maneras de frenar a un jugador y aparte fijate a la altura que fue la patada. Nunca hablo de los rivales, pero pegar a la altura de la rodilla no es de buena leche, de buena intención. Te podés cruzar adelante, pegar un empujón o como hizo el Pato, mover al Muñeco para que no lo pasara... Hay mil maneras.

—¿Volviste a ver la jugada?
—Sí. Hay que agradecer que no tenía la pierna en el suelo. Me agarró con la pierna en el aire. Eso hizo que perdiera la estabilidad y cayera más lejos.

Todo sucedió a los 36 minutos del segundo tiempo. Anticipo de Santana, Montenegro le gana a Gago y se lanza a la carrera. Hasta... Hasta que Krupoviesa lo mide desenfrenado, fuera de foco de la pelota, y vuela como Uma Thurman en Kill Bill —en la versión uno o dos, da lo mismo—. Luego, la expulsión. Luego, la bronca de todo River por la irresponsabilidad del tucumano. Luego, el informe del árbitro que caratuló la cuestión como "juego brusco grave". Y luego, esta reacción del Rolfi. De a ratos se ríe, algo forzado, como quien utiliza el recurso de la risa para enjuagar el drama. Camina sin dificultad. Se toma unos segundos antes de arrancar cada una de sus respuestas. Sus respuestas son directas. "De haber tenido la pierna en el piso, habría sido más grave", dice, conjugando con respeto los verbos referidos a su victimario.

Tan fuerte como la disyuntiva equipo chico o hinchada de equipo chico, la cuestión Krupoviesa crispó las discusiones del día siguiente: en qué grado se la puede ubicar, si entrará en la historia de las peores patadas, si es una réplica símil de la de Ruggeri a Chilavert o cuántas fechas le tienen que dar (serían a lo sumo dos, ver página 6). El tema abrió infinidad de miradas. Como la de José María Aguilar: "Si hubiera concretado lo que intentó, romperle la rodilla a Montenegro, estaríamos hablando de otra cosa. Pero como milagrosamente no tenía el pie apoyado, fue otra tarjeta más. Ojo, no es contra Krupoviesa, estoy dando un marco general de lo que pasa en el fútbol argentino, donde se resuelve simplemente con el resultado puesto, donde no hay análisis y donde nos ocupamos de la pelea de un técnico con un jugador pero no de otras cuestiones. Por ejemplo, no se habló mucho de los incidentes en el ingreso del plantel a la cancha. ¿Por qué? Porque el micro de River llegó".

No quedará como una tarjeta más, tal como cuestiona la lectura de Aguilar. Es una tarjeta que despierta la condena. El agresor se disculpó en público. El agredido cerró su declaración con una salida tragicómica.

—¿Es cierto que le dijiste al médico que pensaste que ibas a parar al quirófano?
—(Se ríe) No, no, fue una broma. Hay que agradecer que me agarró en el aire. Si tenía el pie en el piso, me rompía toda la rodilla.



Hablo Ludueña: 'Me hizo acordar al salvajismo de Passucci yendo contra Ruggeri', contó el lateral.


3 comentarios:

piru.. dijo...

pua!! no quiciera estar en su lugar!...

Seba dijo...

Les recuerdo para los/as que no saben que los zapatos o botines de fútbol tienen tapones en la suela, éstos pueden ser de plástico o goma, para cancha seca, o de aluminio o metal para cancha blanda o húmeda.

Que dolor pobre loco, lo revolcó por el aire.

kavanagh dijo...

¡¡¡Lástima que no te agarró con la pierna en el piso!!! ¡¡Quemero y gallina, que asco!!!